Propiedades y mecanismos de acción

Entre las moléculas de la matriz extracelular, las propiedades del ácido hialurónico son únicas. Una molécula de ácido hialurónico tiene un gran volumen hidrodinámico y sus soluciones muestran una alta viscosidad y elasticidad, características que explican sus propiedades1:

Propiedades higroscópicas

Es una de las moléculas con mayor poder de retención de agua de la naturaleza (1 gramo de ácido hialurónico puede mantener unidos más de 6 l de agua)1. La molécula de ácido hialurónico posee propiedades hidrofílicas (al estar negativamente cargada atrae gran cantidad de cationes –sobre todo Na+– osmóticamente activos que, a su vez, atraen moléculas de agua), pero también hidrofóbicas, debido a los átomos de hidrógeno axiales. Cuando las moléculas de ácido hialurónico se acercan, se repelen debido a sus cargas negativas, por lo que forman una malla de textura parecida a la que se encuentra en el moco, en el humor vítreo o el líquido sinovial.3

fade

El ácido hialurónico tiene funciones de relleno de espacio, lubricación, absorción de choque y exclusión de proteínas.1 Otra de sus funciones es facilitar la migración celular7, ya que al ser una molécula grande y poco flexible ocupa un volumen grande con muchos espacios libres.

fade

Propiedades viscoelásticas

Disminuyen la penetración de virus y bacterias, propiedad de alto interés en el tratamiento de las enfermedades periodontales.1

fade

Originalmente se consideraba al ácido hialurónico como una mólecula inerte de los tejidos conectivos5; sin embargo, la identificación de proteínas de unión al hialuronano específicas (las hialadherinas) ha revelado que el ácido hialurónico media en acciones funcionales importantes. El ácido hialurónico se asocia con moléculas de colágeno o a proteoglucanos, confiriendo a la matriz extracelular elasticidad, resistencia y lubricación. Los agregados de proteoglucanos desempeñan una función esencial en la formación y estabilidad de la matriz extracelular; además, actúan como puntos de anclaje de las células a la matriz extracelular que les rodea7, bien por su acción directa por ser moléculas integrales de la membrana plasmática, porque forman uniones con fosfolípidos de la membrana o porque son reconocidos por proteínas de adhesión presentes en las membranas plasmáticas como las integrinas.

fade

El ácido hialurónico se une de forma específica a la fibrina. Hay tres claves para el correcto sanado de los tejidos blandos periodontales y su maduración: la angiogénesis, la inmunidad y la cubierta epitelial. Y la fibrina está implicada en los tres fenómenos8. La matriz ácido hialurónico-fibrina tiene un rol fundamental en los procesos de reconstrucción tisular. En ella, el ácido hialurónico9:

  • Estabiliza la matriz, regulando la degradación de la fibrina.9
  • Aumenta y estabiliza la porosidad del coágulo, dándole soporte físico.9
  • Permite la migración de las células desde la periferia de la herida.9
  • Estimula la fagocitosis, la quimiotaxis y la neovascularización9. Su implicación en la angiogénesis está vinculada a su interacción con dos receptores de membrana: el CD44 y el RHAMM (receptor for HA-mediated motility).